Historia y antecedentes del método de 4 Pilares

Con sus raíces en las tradiciones taoístas y budistas de la China milenaria, Ba Zi, el método de 4 Pilares es inventado por Li Xu Zhong en la Dinastía Tang (618-907 dC). El sistema fue revisado más adelante y actualizado por Xu Zi Ping de la Dinastía Song (960-1279 dC). El trabajo más fidedigno es el San Ming Tong Hui realizado por Wan Yu Wu de la Dinastía Ming (1368-1644 dC).

Los antiguos chinos desarrollaron el arte de los 4 Pilares como un método para entender y reforzar nuestras experiencias de vida. Comenzaron con una hipótesis que fue confirmada a través de observaciones hasta encontrar la fórmula que diera resultados confiables y consistentes.

El pensamiento Occidental y el pensamiento Oriental

¿Azar, Destino o Suerte?

En Occidente se piensa y se cree que la realización personal se obtiene sólo por el esfuerzo propio, las elecciones y fortaleza de la persona. No se confía en la suerte o el destino de la persona. La idea de establecer límites o un destino predeterminado está etiquetada de superstición. Sin embargo acostumbramos a decir “esta persona tiene suerte y tal otra no la tiene” o “hay personas que tienen oportunidades y otras que no las tienen”. Lo que aquí llamamos suerte tiene más que ver con el azar, aquello que sólo puede ser comprendido usando estadísticas y probabilidades y por tanto no se puede conocer con anterioridad a que suceda. Si no se puede conocer, tampoco se puede estar advertidos de lo que podría acontecer.

En Oriente, el destino y la suerte de una persona son tomadas como una realidad y se considera que está determinada en el momento del nacimiento. Piensan que la realización personal se obtiene reconociendo y aceptando nuestras habilidades y talentos, debilidades y limitaciones y actuando en consecuencia con ellas. Visto desde esta perspectiva, el destino (Ming) es nuestra dotación de base, lo que está establecido, es fijo y no se puede cambiar. Por ejemplo, nuestra familia, la sociedad en la que hemos nacido, la raza, el país, la fecha y hora de nacimiento, etc. Es con lo que comenzamos en nuestra vida, son nuestras especificaciones personales. Para los antiguos chinos, la suerte (Yun) es aquello sobre lo que tenemos control a través de nuestros esfuerzos y carácter y fluctúa con el tiempo. Destino y suerte se pueden conocer con el método de 4 Pilares. Serían como lo que en Occidente llamamos carácter y temperamento.

¿Tiempo lineal o Tiempo cíclico?

En la antigua China, y en la actual también, el tiempo no se considera lineal como en Occidente, sino que es considerado cíclico. Se cree que esta forma de medir el tiempo fue inventada por Da Nao en el tiempo del legendario Huang Di (2697 – 2599 aC). Él dividió un día en 12 horas y utilizó el nombre de los animales del zodíaco chino para nombrarlas. Los ciclos son de 60 años y al terminar uno comienza el siguiente con las mismas características. Estas características que determinan cada parte del ciclo, sea un año, un mes, día u hora, también se pueden conocer. Es como decir que en verano hará calor, en otoño estará fresco, en invierno hará frío y en primavera será templado. Cada porción de tiempo tiene unos rasgos que lo definen y se repiten unos detrás de otros, por tanto podemos identificarlos.

¿Método científico o Método por analogía?

El pensamiento Oriental trabaja por analogía, es decir, compara y relaciona todas las cosas del universo con los procesos y comportamientos de la naturaleza. Describe sus características generales, las cualidades de su conducta o existencia, para posteriormente postular semejanzas entre ellas. Utiliza la homología: dos cosas son diferentes pero tienen la misma dinámica. Trabaja por comparación y utiliza la metáfora, que es la aplicación de la analogía. Es un pensamiento inductivo y lógico que permite la universalidad: todo es diferente pero todo está relacionado e interrelacionado y forma una unidad.

El pensamiento Occidental es todo lo contrario pues utiliza el método científico, mediante el análisis y la síntesis, es decir, realiza la separación del todo en partes, que son clasificadas y categorizadas para posteriormente volverlas a reunir. También parte de una hipótesis inicial y ésta es contrastada y verificada a través de la experimentación.

Durante el último siglo en Occidente, el largo camino de descubrimientos científicos ha desvelado el mismo conocimiento que desde tiempos inmemorables siempre ha explicado de forma simple e intuitiva la filosofía oriental. Tanto la ciencia occidental como la filosofía oriental revelan una misma y única verdad: el universo incluye, de una forma esencial, al observador y conjuntamente forman un Todo que es energía íntimamente interconectada y en continuo movimiento.

Introducción al Método de 4 Pilares
Licencia de Creative Commons
4 Pilares, un método de autoconocimiento by María Fernanda Matas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Anuncios